4/21/2013

UN NIÑO DE POLERA A RAYAS



"Los científicos dicen que estamos hechos de átomos pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias."
Eduado Galeano


Hace un tiempo vi una noticia, en el Aeropuerto de Santiago cada cierto tiempo rematan “Maletas Olvidadas”, la enumeran  y sin dar a conocer su contenido, las rematan, uno a uno iban entrevistando a  quienes remataban maletas, algunos sin suerte mostraban un par de prendas de vestir, otros utensilios de baño, cremas faciales, perfumes, ropa interior, hasta zapatos. 
Las leyendas cuentan que alguna vez un afortunado rematante encontró en una de esas incógnitas maletas un  violín  Stradivarius uno de esos 1200 valiosísimos violines y quizás con esta historia se repite año a año la locura del remate de Maletas.  Pero yo me quedé pensando ¿será que lo olvidado para algunos es la riqueza para otros?, ¿será que hay objetos que sin un valor aparente son trascendentes para otros?

Hace un par de años atrás y por una serie de acontecimientos, difíciles de enumerar extravié un par de cuadros pintados por mí en mi primera etapa de dibujo. En ese tiempo me pareció extraño el que un aparente hurto  haya elegido este botín, no por considerarlos poco agraciados sino más bien por su casi nulo valor “comercial”, pero finalmente consideré que podía volver a repetirlos y la historia fue guardada en mis anecdotarios  en la zona de, poco importante.

El día que decidí comenzar a pintar  fui llevada por un impulso, por una necesidad porque pintando acallaba mi cabeza y mi tristeza, permitía que se plasmaran entre colores y formas el torbellino que me revolvía el mundo y que me dejaba parada mirando hacia cualquier parte. Poco a poco el pintar se transformó en una necesidad, una necesidad básica,  tan básica como alimentarme, el camino no ha sido fácil, pues muchas veces he arrancado de raíz todo rastro de ese mundo de colores azules queriendo desaparecer esa necesidad y ¿para qué?

Reconocerse, aceptarse y finalmente amarse es un camino que nos puede llevar toda la vida,  reconocer quienes somos, que nos importa, que nos hace bien, cuáles son nuestros dones y para qué y quién sirven es un largo y a veces doloroso camino, es tan fácil perderse en el camino.  Cuando nos hemos reconocido es más fácil comenzar a aceptarse, si, quizás pude tomar otro camino lo mío era pintar, hablar de talento es otra cosa, pero me ha llevado años y un sinnúmero de tropiezos aceptar que vine a este mundo a pintar y que eso por simple que sea es lo que me hace bien.

Hace unos días y caminando de noche por una desolada calle de mi antigua ciudad y dentro de unas cajas de basura mi madre encontró uno de esos cuadros desaparecido años atrás, ¿casualidad? Que confluyan una serie de acontecimientos para que frente a tus ojos aparezca un “tesoro perdido”, la maleta abandonada de otro, un objeto lanzado a la basura porque ya no sirve.

Según mi hermano estos son hechos trascendentales, especies de “señales” que nos quieren mostrar la otra historia, las más profunda, las letra que están suspendidas en los átomos que mueven a las personas para que uno a uno los hechos coincidan de tal manera que ahora el cuadro esté nuevamente colgado en la pared de la  casa de mi madre.
Yo quiero creer en la magia, en la magia de  cada una de las  situaciones en las que buscando respuestas han llegado a mí  señales innegables.

Ahora pienso nuevamente, ¿Cuántas veces hemos  dejamos olvidadas maletas en aeropuertos extranjeros? Maletas llenas de poemas, de cartas sin destino, de palabras no dichas, de fotografías en blanco y negro, de caricias no entregadas, de encuentros y desencuentros, de miradas no devueltas.  

Quizás pasados unos años alguien vaya al remate de maletas esperando encontrar riqueza y se encuentre un cuadro morado y verde con el dibujo de un principito de polera  rayas y su peluche anaranjado y este se transforme en  el tesoro más grande que pudo hallar.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que Lindo Me Encanto Quien Lo Escribio Fue Muy Creativ@ Me Gusta,Me Encanta!!!

Paloma Cancino dijo...

Lo escribí yo :)

Con tecnología de Blogger.
 
;